/Amistad Cristiana
18-00-2019

EL QUE BUSCA ENCUENTRA

 

“Entonces me invocareis, y vendréis y orareis a mí, y yo os oiré; y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón. Y seré hallado por vosotros, dice Jehová, y haré volver vuestra cautividad, y os reuniré de todas las naciones y de todos los lugares adonde os arrojé, dice Jehová; y os haré volver al lugar de donde os hice llevar.”

Jeremías 29:12

 

DÍA 6 / BETSA

 

Esta semana leí una frase que me hizo gracia: “Un momento de silencio por todas las veces que dije que iba a responder mis emails y me quedé viendo Instagram”. Luego, a propósito de este devocional, pensé también en todos los momentos en los que había cogido el móvil con la firme determinación de abrir la aplicación de la Biblia para cumplir con mi plan de lectura y terminé leyendo consejos para lavar mis jerseys de lana. ¿A alguien más le ha pasado? ¿Solo a mí?. Lo sabía…

Veo como la tecnología moderna es una de las tantas distracciones a las que tengo que hacer frente cada día cuando intento pasar tiempo con Dios. A mi mente vienen todo tipo de excusas, aunque en el fondo se trate de que mi tiempo y atención han sido consumidos por otras cosas. Y todo comienza en el corazón. Leo que bíblicamente nuestro corazón es más que la sede de nuestras emociones, es también la fuente de nuestros sentimientos, pensamientos, intenciones y donde se aloja la condenación cuando hacemos algo que no está bien.

Y cuando entiendo que Dios nos creó con un corazón para que le amaramos plena y absolutamente veo, sin embargo, que  hoy en día nuestros corazones aman muchas otras cosas aparte de Dios. Es entonces cuando de repente, en medio de este versículo de Jeremías 29:12 veo una luz. La clave necesaria para invocar a Dios, ir a Él, y hallarle. La clave es: buscarle de todo corazón. Me doy cuenta entonces de que necesito alejarme del ajetreo de la vida diaria para pasar tiempo a solas con el Señor, que no es una opción, sino que mi vida espiritual depende de esto. ¡Y podemos pedir su ayuda! 2 de Corintios 3:16 dice: “Pero cuando su corazón se vuelve al Señor, el velo es quitado”. Cuando nuestro corazón se desvía del Señor por cosas como el pecado, las preocupaciones y el amor por la cosas del mundo, entonces está cubierto por un velo y no podemos mirar o reflejar al Señor. Sin embargo, cuando volvemos el corazón al Señor, el velo en nosotros es quitado y podemos verle, ver su belleza, su bondad y cuán maravilloso Él es, y Él imparte en nuestro ser lo que Él es, incluyendo su amor y nuestro amor por Él crece. Estas sí que son buenas noticias. Ahora mismo estoy recordando algo que leí en el libro de Jaz, He probado y quiero más:

”El aprender a permanecer en su amor debe nacer de una decisión de querer conocerle de una manera más íntima; por lo tanto, debemos apartar tiempo para estar con Él. Es en esos momentos en los que simplemente estamos con Él cuando aprendemos a reconocer en la quietud su presencia y el sonido de Su voz. Cuando es así, podemos empezar a experimentarle y a conectar con Él en medio de nuestro ajetreo”.

Cuando tomo acciones concretas para pasar tiempo con Él, le estoy buscando con todo mi corazón. Cuando decido que quiero conocerle más íntimamente, le estoy buscando con todo mi corazón. Cuando silencio todas las pantallas que tengo cerca para intentar captar su presencia, le estoy buscando con todo mi corazón. Cuando decido pagar el precio le estoy buscando con todo mi corazón. Y aquí es donde viene la segunda parte del versículo, igual de maravillosa y reveladora que la anterior: Él se deja encontrar para que realicemos los planes que tiene para nosotros.

 

Meditación: 

 

Señor, ayúdame a ver lo mucho que pierdo cuando te pierdo a ti. Mi perspectiva sobre la vida y todo lo que nos da la vida se distorsiona cuando no hago espacio para ti, oscureciendo tu amor por mí. Tu amor es mejor que la vida, y tengo un verdadero anhelo por probar más ese amor. En el nombre de Jesús, amén.

Peter Scazzero. Espiritualidad emocionalmente sana.

“Mas si… buscares a Jehová tu Dios, le hallarás, si le buscares de todo tu corazón y de toda tu alma” (Deuteronomio 4:29).

“ …Pues el Señor escudriña todo corazón y discierne todo pensamiento. Si le buscas, te permitirá que le encuentres…” (1 Crónicas 28:9).

 


PREGUNTAS: 

 

¿Podrías identificar al menos tres cosas o hábitos específicos en tu vida que pueden ser impedimentos para buscar a Dios con todo tu corazón?

 

¿Podrías asumir el reto de, una vez identificados, renunciar a ellos durante una semana? 

 

Motivos de oración

 

Personal y Familiar: Que Dios nos revele qué áreas de nuestra vida no le hemos rendido todavía.

 

Amistad Cristiana: Colaboradores. Que se levanten personas íntegras y con un espíritu de servicio hacia Dios y su iglesia. Que sepamos cuidarles, animarles y recordarles el privilegio que tenemos de servir a Dios.

 

España: Que Dios nos ayude a predicar el mensaje del evangelio de una manera clara y efectiva, siendo relevante para este tiempo.

 

País de enfoque: Israel: Ora por la salvación de Israel, la ciudad del gran Rey. Pide a Dios que cada judío fuera y dentro de Israel reconozca a Jesús como el mesías. Toma unos segundos para meditar en la bondad de Dios sobre Israel. Sáhara: Hay un creyente Saharaui por cada 9.965 de su nación. Que Dios levante obreros para ir a esta nación. 

 

Turquía: Oremos por las autoridades y el gobierno de Turquía. Bendecimos al presidente y a cada persona en autoridad. Que sean llenos de sabiduría y entendimiento para gobernar el país. Oremos para  que Dios provea oportunidades para que puedan escuchar el evangelio.

¿Quieres recibir Info en tu email?