/Amistad Cristiana
21-00-2019

OYE, GUARDA, ACTÚA.

 

“Pero él dijo: Al contrario, dichosos los que oyen la palabra de Dios y la guardan."

Lucas 11:28

 

 

DÍA 9 / Prisca Howard

 

La hipocresía y la religiosidad son dos cosas que han marcado mi trayectoria en la Iglesia.  

 

Al haber crecido en una familia cristiana y en la iglesia, la tendencia es de aparentar, cumplir con unas normas y adaptarte a la “cultura eclesial” que te rodea. Pero, gracias a Cristo y a la verdad de su Palabra en mi vida, he podido aprender lo que considero una de las cosas más importantes de mi vida:

 

Si no conocemos a Cristo, no le amamos – Si no le amamos, no nacerá de nosotros una obediencia voluntaria y gozosa – y si no le obedecemos con esta actitud, Él no podrá continuar su obra transformadora y santificadora en nuestras vidas.

 

Entonces, ¿cómo podemos alcanzar la promesa de Jesús de que seremos dichosos (Lucas 11:28)? 

 

La clave es pasar tiempo en su presencia, conociendo su corazón. Como dice en Deuteronomio 30:6 “Además, el SEÑOR tu Dios circuncidará tu corazón y el corazón de tus descendientes, para que ames al SEÑOR tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, a fin de que vivas.” De nada sirve la circuncisión física, si no existe la circuncisión de corazón. Dios busca a gente dispuesta a sacrificar su vida, dispuesta a dejarlo todo por conocerle a Él. La obediencia debe ser el fruto de conocerle, debe nacer de una relación de amor entre tú y Él. La religiosidad, las normas cumplidas por cumplir, son como la circuncisión física impuesta, dolorosa pero sin un cambio real de corazón.

 

Alejémonos de la religiosidad y la hipocresía y “oigamos la palabra de Dios y obedezcámosla” por amor a su presencia, por amor a Él, por gratitud y por su salvación, porque conocemos su corazón hacia nosotros y hacia la gente que se pierde; y solo así seremos dichosos como Él nos promete.

 

A veces me encuentro cayendo de nuevo en la vieja rutina, volviendo a la religiosidad. Pero cuando estoy dispuesta a circuncidar mi corazón, a sacrificar todo aquello que se interpone en mi relación con Cristo, Él me espera en el lugar secreto, con los brazos abiertos para mostrarme su corazón y enseñarme la verdadera dicha. 

 

Te animo a que no dejes tu vida espiritual estancada, conoce a Cristo, pasa tiempo en Su Presencia, obedécele como resultado de ese amor y deja que tu corazón sea transformado, día a día, para alcanzar la única dicha real y eterna que jamás podrás conocer de ninguna otra manera.

 


 Preguntas

 

1. ¿Qué cosas están impidiendo tu intimidad con Dios?

 

2. ¿Qué pasos vas a tomar para sacrificar esas cosas y dedicar tiempo a conocer a Cristo? 

 

APLICACIÓN: 

 

Dios, por su Espíritu, nos da la capacidad de soñar y recordar las palabras que Jesús nos dejó a nosotros sus discípulos. Pero también es una invitación para imaginar lo que está pasando en el cielo ahora mismo y lo que puede pasar en nuestra ciudad y en nuestro ámbito de influencia. 

 

Motivos de oración

 

Personal y Familiar: Ora para que Dios use el regalo que nos ha dado para servir y edificar a otros, y nos ayude a administrar bien su gracia y podamos expresarla de formas muy diversas.

 

Amistad Cristiana: +DE12 (Adolescentes). Que cada persona conozca a Cristo y tenga una relación íntima con Él. Que entiendan su verdadera identidad en Cristo. Por unidad, comunión y amistad en el grupo.

 

España: Que las iglesias sepan cómo salir y recoger esta cosecha que está lista. 

 

País de enfoque: India: Ora para que las personas abran su corazón a Cristo y vean el sacrificio que hizo por ellos al morir.


Sáhara: Los saharauis no tienen la Biblia en su idioma (Hassaniyya), ora para que la Biblia pueda ser traducida totalmente a su idioma natal.

 

Turquía: Oremos por los niños. En Turquía está prohibido compartir el evangelio a los niños, oremos para que Dios abra puertas y provea creatividad para que se pueda alcanzar a los niños. En especial oramos por un ministerio en Ankara que organiza 4 campamentos anuales para niños (en diferentes ciudades de Turquía) en donde vienen niños no cristianos. Oremos para que en estos campamentos los niños puedan encontrarse con la increíble gracia de Jesús.

¿Quieres recibir Info en tu email?