/Hefzi González
10-00-2020

Cuando pensamos en paz, podemos hablar sobre tratados de paz o tiempos de paz; significa la ausencia de guerra. Sin duda, la palabra paz puede referirse a la ausencia de conflicto, pero también apunta a la presencia de algo mejor en su lugar. 

 

El significado más básico de la palabra paz en la Biblia es a algo complejo con muchas piezas que se encuentran en un estado de completa integridad. Así mismo, paz también se refiere al bienestar de una persona.  

 

La idea central es que la vida es compleja, llena de partes móviles, relaciones y situaciones, y cuando algo de estos está desalineado o perdido, su paz se viene abajo. La vida ya no está completa; Necesita ser restaurada. 

 

Paz, como un verbo, literalmente significa completar o restaurar. Tomas lo que falta y lo restauras a la totalidad. Lo mismo ocurre con las relaciones humanas.  

 

¿Quién es capaz de traer paz sin fin, corregir todos los errores y restaurar todo lo que se ha roto?  

 

Isaías 9:6-7 

“Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto”. 

 

Es por esto que el nacimiento de Jesús en el Nuevo Testamento se anunció como la llegada de la Paz. 

 

Lucas 2:14 

¡Gloria a Dios en las alturas, Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!  

 

Jesús vino a ofrecer su paz a los demás, él mismo dijo: 

 

Juan 14:27 

“La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo”. 

 

Jesús hizo las paces entre los humanos en mal estado y Dios cuando murió y resucitó de los muertos. La idea es que restauró a la totalidad la relación rota entre los humanos y su Creador.  

 

Romanos 5:1 

Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; 

Jesús restauró a la integridad la relación rota entre los humanos y su Creador. Esta es la razón por la que Jesús mismo es nuestra paz. 

 

Efesios 2:14-15 

“Porque Él mismo es nuestra paz, quien de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, aboliendo en su carne la enemistad, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un nuevo hombre, estableciendo así la paz,” 

 

Jesús es íntegro, el humano perfecto que fui hecho para ser pero no he podido ser, y ahora él me da su vida como un regalo. Y esto significa que los seguidores de Jesús ahora están llamados a crear la paz. 

 

Convertirse en personas de paz significa participar en la vida de Jesús, quien reconcilió todas las cosas en el cielo en la tierra, restaurando la paz a través de su muerte y resurrección. 

 

Colosenses 1:19-20 

“Porque agradó al Padre que en Él habitara toda la plenitud, y por medio de Él reconciliar todas las cosas consigo, habiendo hecho la paz por medio de la sangre de su cruz, por medio de Él, repito, ya sean las que están en la tierra o las que están en los cielos”. 

 

Entonces, la paz requiere mucho trabajo porque no es solo la ausencia de conflicto. La verdadera paz requiere tomar lo que está roto y restaurarlo a la totalidad, ya sea en nuestras vidas, nuestras relaciones o en nuestro mundo. 

 

¿Quieres experimentar una paz verdadera? Acércate a Jesús y haz esta sencilla oración: 

 

AMADO SEÑOR JESÚS, 

RECONOZCO QUE TU MUERTE Y RESURECCIÓN

ME RECONCILIAN CON DIOS Y ME LLENA DE PAZ.

PERDONA MIS PECADOS QUE ME HAN APARTADO DE TI,

VEN A VIVIR A MI CORAZÓN,

SÉ MI SEÑOR Y SALVADOR,

REGÁLAME LA VIDA ETERNA

Y ENSÉÑAME A VIVIR CON TU PAZ.  

¿Quieres recibir Info en tu email?